Publicado 2 Apr 2024 08:04 | Actualizado 2 Abr 2024 08:06

Irán ha solicitado por carta una reunión urgente del Consejo de Seguridad de la ONU para tratar el ataque contra el Consulado iraní en Damasco, Siria, en el que han muerto al menos seis personas y que Teherán atribuye a Israel.

La República Islámica pide así al Consejo de Seguridad que «condene este acto criminal en los términos más contundentes posibles» y que convoque una reunión urgente al respecto para abordar las «violaciones de las normas y principios del Derecho Internacional» que atribuye al «régimen israelí», informa la agencia de noticias oficial iraní, IRNA.

La carta, remitida también al secretario general de la ONU, António Guterres, se refiere al «atroz y odioso ataque terrorista contra las instalaciones diplomáticas de la República Islámica de Irán en la República Árabe Siria».

El texto se refiere al bombardeo perpetrado a las 16.45 horas (hora local) con «misiles» lanzados desde los Altos del Golán ocupados. «Este ataque terrorista ha provocado el trágico martirio de al menos cinco iraníes, incluidos altos cargos militares, y la completa destrucción de las instalaciones», denuncia.

Esta «cobarde» acción supone «una clara violación de la Carta de Naciones Unidas, de las leyes internacionales y del principio fundamental de inmunidad de las sedes diplomáticas y consulares», prosigue. Así, cita la Convención sobre Relaciones Diplomáticas de 1961 o la Convención de Viena para la Prevención y el Castigo de Crímenes contra Personas Bajo Protección Internacional Incluidos Agentes Diplomáticos de 1973.

«Estos horribles crímenes son también una amenaza para la paz y la seguridad de la región», añade. «Dadas las amplias consecuencias de estos horribles crímenes que pueden agravar las tensiones en la región y potencialmente provocar más conflictos con otros países, la República Islámica de Irán solicita al Consejo de Seguridad que detenga el acto criminal y el ataque terrorista del régimen israelí y lo condene en los términos más contundentes», agrega.

Asimismo solicita al organismo «que adopte las medidas necesarias, incluida la convocatoria de una reunión urgente para afrontar esta grave violación y evite futuras agresiones que amenacen la seguridad de las misiones diplomáticas (…) y que se haga justicia», plantea.

Irán considera que «el régimen agresor sionista es completamente responsable de las consecuencias de estos crímenes terroristas» y por ello «la República Islámica de Irán se reserva su legítimo e inherente derecho basado en las leyes internacionales y la Carta de Naciones Unidas a responder decididamente a tales actos terroristas».

Comparte esta noticia en tu red social favorita



INTERNACIONAL