Publicado 21 Feb 2024 14:09 | Actualizado 21 Feb 2024 14:23

El Destacamento del Servicio Fiscal y de Fronteras de la Comandancia de la Guardia Civil de Guadalajara, cumple un año en la provincia realizando funciones de resguardo fiscal, con la misión principal de prevenir y perseguir el contrabando y el fraude.

El Servicio Fiscal es un cometido tradicional de la Guardia Civil. La Guardia Civil asumió en 1940 las funciones de vigilancia y represión del contrabando que hasta entonces había venido ejerciendo el Real Cuerpo de Carabineros de Costas y Fronteras desde su fundación en 1829 y hasta su incorporación a la Benemérita, según ha informado la Guardia Civil en nota de prensa.

La Ley Orgánica de 1986, de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, establece como función específica de la Guardia Civil el ejercicio del resguardo fiscal del Estado y las actuaciones encaminadas a evitar y perseguir el contrabando.

Este Destacamento se constituyó como unidad especializada de la Guardia Civil en la provincia en febrero de 2023, asumiendo las funciones principales del control de impuestos especiales –hidrocarburos, tabacos o alcohol–, previniendo y persiguiendo los delitos contra la hacienda pública y efectuando una labor inspectora en los establecimientos vinculados a las normativas de su competencia, velando por el cumplimiento de las legislaciones vigentes en el etiquetado, presentación y publicidad de productos alimenticios, seguridad de los juguetes, productos cosméticos y los delitos relativos a la propiedad intelectual e industrial.

En este sentido los Agentes del Destacamento Fiscal y de Fronteras durante el año han realizado 406 inspecciones en toda la provincia en materias de su competencia.

Algunas de estas inspecciones se han realizado, cuando las circunstancias lo han requerido o dando cumplimiento a diversas órdenes de servicio, conjuntamente con la dependencia de Aduanas e Impuestos Especiales en la provincia y con las Consejerías de Sanidad y Desarrollo Sostenible de la Junta de Comunidades de Castilla La Mancha.

Esta Unidad ha llevado a cabo 128 aprehensiones de picadura de tabaco de contrabando al encontrarse fuera de los cauces legales para su distribución –entregas no autorizadas por paquetería–, con un total de 460 kilos que hubiesen alcanzado un valor de 75.500 euros en el mercado, eludiendo el pago de los impuestos especiales.

El tabaco aprehendido carecía de las precintas y marcas fiscales correspondientes, conllevando un riesgo para la salud pública al no pasar ningún tipo de control sanitario.

En orden de garantizar la seguridad alimentaria han realizado 72 inspecciones en establecimientos minoristas, tiendas y almacenes de alimentación de toda la provincia, retirando de la venta 5.410 envases de bebidas sin etiquetado en español, de origen desconocido.

Comparte esta noticia en tu red social favorita



GUADALAJARA