Publicado 1 Mar 2024 16:31 | Actualizado 1 Mar 2024 16:48

CCOO Industria de Cuenca ha denunciado este viernes una «catarata de despidos injustificados» que se estarían produciendo en la empresa Sertradec, subcontrata del grupo cárnico Vall Companys que opera en la planta de porcino de su filial FriVall en Villar de Olalla, en la provincia de Cuenca.

«Hasta ayer por la mañana eran ocho las personas despedidas, por la tarde ya eran diez. Y todas comparten una característica: de una u otra manera, han expresado su rechazo a los abusos laborales que soportan a diario las 700 personas que trabajan para Sertradec-FriVall», ha afirmado el el secretario general de CCOO-Industria de Cuenca, Pedro Lucas, en rueda de prensa ofrecida esta mañana junto al responsable de la sección sindical de CCOO en Sertradec, Joabel Toribio, y Luis Galindo, uno de los despedidos tras denunciar el accidente laboral del que fue víctima, según ha informado CCOO mediante nota de prensa.

«Y al menos dos están inmersos en procesos judiciales contra su empresa tras sufrir sendos accidentes laborales; accidentes que, de acuerdo con la Inspección de Trabajo, se produjeron por faltas de medidas de seguridad», ha añadido.

El secretario general de CCOO Industria ha manifestado que desde el sindicato valoran los despidos de dos personas accidentadas con «radicalmente nulos», calificando como «improcedentes» los demás despidos. «Así lo vamos a demandar ante los juzgados de lo Social, tanto en nombre de las y los despedidos que son afiliados a CCOO como en el de las y los demás afectados que nos lo soliciten», ha adelantado Pedro Lucas.

La empresa, ha explicado Lucas, ha argumentado en las cartas que ha remitido a las personas despedidas que la pérdida de un cliente provocará una «reducción de la producción» que obliga a la empresa a reducir su plantilla. «Pero el cliente en cuestión representa una mínima parte de la producción de FriVall, lo que no justifica la cifra de personas despedidas y mucho menos la elección de estas personas», ha afirmado al respecto.

El responsable sindical ha extendido las críticas a FriVall, afirmando que «es igual de responsable, o más, porque según Sertradec, cualquier actuación que se tenga que hacer o cualquier medida preventiva que se tenga que adoptar, la tiene que autorizar FriVall», a la que también ha responsabilizado de los problemas en materia de seguridad laboral que registra el centro de trabajo.

«De hecho, desde que Sertradec opera en FriVall, este centro de trabajo está siempre en el Plan Reduce del Gobierno de Castilla-La Mancha para las empresas cuyos parámetros de siniestralidad, por número de accidentes laborales e índice de incidencia, superan los aceptables en su sector», ha indicado Lucas.

Por otra parte, ha cuestionado los motivos por los cuales la Junta «sigue subvencionando a esta empresa», apuntando que recientemente ha recibido 600.000 euros de ayudas públicas.

«El buen trabajo que está haciendo la junta, su complicidad para mantener estos empleos y a las 700 familias que viven de ellos, tiene que tener una correspondencia por parte de la empresa en cuanto a la calidad del empleo de los trabajadores; y Sertradec y FriVall no la están teniendo; el Gobierno de Castilla-La Mancha debiera estar más atento a esto», ha señalado el líder sindical.

Por su parte, Joabel Toribio ha indicado que Sertradec «muy bien podría haber planteado, negociado y acordado con la Representación Legal de las Personas Trabajadoras medidas de flexibilidad interna para acomodar la organización de la producción a la mínima reducción de la actividad que pueda causar la pérdida del pequeño cliente que alega la empresa».

«Ha optado, sin embargo, por los despidos unilaterales, selectivos e injustificados», ha añadido Toribio, calificando la actitud de la empresa como «autoritaria».

El sindicato ha exigido la reversión de los despidos, y que «empiece desde ya a escuchar a la Representación Legal de las Personas Trabajadoras para mejorar las condiciones laborales en la planta de FriVall».

Por su parte, desde la empresa Frivall han defendido la necesidad de reestructurar la plantilla tras haber puesto fin a la actividad de deshuesado de jamón a causa de la finalización de un contrato «con un cliente importante».

Desde la dirección de la compañía han argumentado que, a pesar del cese de esta actividad, se ha reubicado y mantenido «a más de la mitad de la plantilla de los 41 empleados que se dedicaban a la actividad de deshuesado de jamón hasta el momento».

Además, ante el adelanto de acciones legales por los despidos por parte del sindicato, la empresa ha defendido que velará por que los despidos realizados por la empresa Sertradec, a la que pertenecen estos empleados que prestan servicios en Frivall, se realizan con total normalidad, de acuerdo con la legislación vigente.

Comparte esta noticia en tu red social favorita



CUENCA